Un estudio relaciona el fracaso escolar con el uso excesivo de Internet

El estudio JOITIC, basado en las respuestas de casi 6000 estudiantes de primero a cuarto de ESO, concluye que los estudiantes que pasan más horas en el ordenador sin la supervisión de sus familias obtienen peores resultados escolares.

La exposición prolongada a las nuevas tecnologías repercute de manera negativa en los resultados escolares. Esta es la principal conclusión de un amplio estudio realizado por los investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), el Institut Català de la Salut y la Universitat Ramon Llul que ha analizado el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, entre los estudiantes de ESO.

La investigación ha tomado como muestra a 5.538 estudiantes de primero a cuarto de ESO de institutos públicos y concertados, de distintas poblaciones de la comarca del Vallès Occidental (Barcelona): Sabadell, Castellar del Vallès, Sant Quirze del Vallès, Sentmenat, Polinyà, Palau-Solità i Plegamans y Santa Perpètua de Mogoda.

Estos alumnos han sido preguntados sobre sus actividades extraescolares, rendimiento escolar, consumo de sustancias tóxicas, relación familiar, uso de las TIC y control paterno. El estudio de las distintas respuestas ha permitido a los investigadores observar que los estudiantes que pasan más horas frente al ordenador, sin la supervisión de sus familias, obtienen peores resultados escolares. Las posibilidades de fracaso escolar es del 16% entre el alumnado que utiliza el ordenador menos de una hora al día; de un 17% entre aquellos que se exponen a la red entre una y dos horas diarias; de un 20%, para quienes pasan entre dos y tres horas, y se dispara hasta un 29% si el uso del ordenador supera las tres horas diarias.

Raquel Muñoz, la autora principal del estudio “Acceso y uso de nuevas tecnologías entre los jóvenes de educación secundaria, implicaciones en salud. Estudio JOITIC” (publicado en Atención Primaria, vol. 46, n.º 2, pp. 77-88) puntualiza que estas conclusiones hacen referencia al uso del ordenador con finalidades lúdicas. Es decir, el tiempo que los jóvenes dedican a navegar por la red para conversar con sus amigos, a través de las redes sociales o los chats, consultar su correo electrónico, entretenerse en juegos on line o realizar compras electrónicas.

Los resultados del estudio no implican que los alumnos que no hacen uso de Internet tengan un mejor rendimiento académico. Al contrario, no utilizar la red en absoluto incrementa el riesgo de fracaso escolar hasta el 27%. Según los investigadores, el nulo interés por el uso de las nuevas tecnologías puede deberse a u. 77-88)na “falta de motivación general” también para otro tipo de aspectos, entre ese grupo de alumnado.

Otro dato preocupante de la investigación relaciona la falta de control paterno y el uso intensivo del ordenador con el consumo de cannabis, alcohol y otras sustancias tóxicas. El estudio ha detectado que los alumnos de primero de ESO con una exposición limitada a Internet, menos de tres horas diarias, han sufrido una intoxicación etílica aguda solo en un 4% de los casos, mientras que el porcentaje asciende hasta el 11% entre aquellos estudiantes que utilizan el ordenador con finalidades lúdicas más de tres horas al día. Con relación al consumo del cannabis, el estudio ofrece datos similares: es de un 2% entre los estudiantes con menor uso de Internet, y de un 10% entre los alumnos que más horas pasan frente a la pantalla.

Todo ello no quiere decir que las nuevas tecnologías sean negativas, aclaran los investigadores. Las tecnologías pueden ofrecer grandes posibilidades de aprendizaje, pero es esencial que los alumnos reciban una buena formación TIC desde los inicios de su formación escolar. Por ello insisten en que son necesarias campañas de prevención, en Primaria y ESO, sobre el mal uso de la tecnología, para evitar la aparición de conductas de riesgo.

Una buena formación en el uso de las nuevas tecnologías adquiere especial importancia en un contexto como el actual, en el que el acceso a las TIC va en progresivo aumento entre los jóvenes, quienes cada vez acceden a ellas a una edad más temprana. En el momento de la encuesta (que fue realizada en el curso 2010-11) el 98 % de los jóvenes disponía de Internet en casa y el 89% ya tenía móvil antes de los 13 años.

Mónica Bergós Hernández
Periodista.
Cuadernos de Pedagogía, Nº 454, Sección Actualidad, Marzo 2015, Editorial Wolters Kluwer, ISBN-ISSN:2386-6322

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s