Contigo, mis males tienen remedio

El pasado curso en el Instituto Público de Educación Secundaria Obligatoria (IESO) “Gabriel García Márquez” (Tiétar, Cáceres)dos profesoras idearon y pusieron en marcha un Proyecto educativo-comunitario que dio sentido al trabajo académico de un grupo de estudiantes de 3º de Diversificación, y que posibilitó el acercamiento de un grupo de personas mayores a las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC).

El Proyecto, que adoptó el nombre de Navegamos Juntos, permitió que las profesorasInmaculada Muñoz e Inmaculada Carretero organizaran la enseñanza de dos colectivos (estudiantes y mayores) en el uso de las TIC.

Esta manera de organizarse hizo posible que el grupo de estudiantes de ‘Diversificación’ se transformaran en profesores de personas mayores, y que la relación educativa se impregnara de actitudes y comportamientos de colaboración, así como sentimientos de comprensión y empatía entre dos generaciones distanciadas en el tiempo.

El grupo de mayores, que había perdido, en su momento, la oportunidad de la escolarización, se manifestaba ávido por aprender, percibiendo que el mundo de las TIC se les quedaba más lejos cada día. Por su parte, el grupo de jóvenes tendía a mostrarse poco motivado por las tareas escolares a las que, en bastantes ocasiones, no conseguían encontrar sentido. Los profesionales no querían dejarse llevar por el pesimismo y se negaban a aceptar que las cosas tuvieran que ser necesariamente de esa manera.

Inma Muñoz e Inma Carretero decidieron rebelarse y componer la clase de manera diferente.Diseñaron un formato curricular, donde la motivación era la clave; junto a la práctica de la escucha activa, el aprendizaje en colaboración, la curiosidad por aprender y la responsabilidad por enseñar de unos y otros, los debates, la creación de espacios presenciales y virtuales de encuentro (elblog, los foros…), el uso del correo electrónico, la propia elaboración de los portafolios…  y con todos estos elementos compusieron lo que de antemano no parecía sencillo: aprender juntos y bien ¡Fue fantástico poder compartir el aprendizaje con ellos y entre ellos!

¡Existían tantas historias personales detrás, que “desenredarlas”, a través de un proyecto tan sencillo como aprender “juntos” a navegar por internet, fue todo un lujazo!

AA es una mujer de 81 años que apenas sabe escribir y leer, una mujer valiente, luchadora con muchas historias duras en su ayer, pero con una gran sonrisa ¡Ha sido una gran lección para todos, de verdad!

JGB es un joven de 17, uno de nuestros pequeños/grandes descubrimientos ¡En solo una clase pasó del desinterés, a dar lo mejor de sí! sorprendiéndonos con sus reflexiones en la preparación de las clases de los mayores, por su madurez y dedicación.

CMG, otro jovencito con grandes dificultades de aprendizaje pero que demostró con su constante trabajo que su ‘portafolios’ valía la pena; los emails enviados a las profes buscando apoyo y motivación ¡Vaya! fue increíble su progresión; el incremento de su autoestima, la complicidad manifestada con su alumno mayor, la mejora y frecuencia de su participación virtual…

LTM, una joven que se sentía “superada” por su torpeza en usar las TIC y que de repente se tenía que convertir en ‘profe’. Por supuesto consiguió vencer sus propios miedos…

PGC es un adulto, sentado en su silla de ruedas desde hace unos diez años ¡No te puedes imaginar lo que supuso para él aprender Internet, ir al instituto, debatir sobre la paraplejia, dar una breve charla en la Facultad de Educación sobre su experiencia de aprendizaje colectivo!….

¡Podríamos continuar y continuar…!
La Sala se llenaba de diálogo

La Sala se llenaba de diálogo

Unos y otros se han mirado de frente, y se han sentido reflejados en la pupilas de los otros. Ver a través de la realidad de los otros, empatizar, creernos y crearnos, significa tomar conciencia de que la realidad siempre tiene esa tercera dimensión donde se fabrica el sentido.

Blog del Proyecto Educativo

Comunitario “Navegamos Juntos”

El telón de fondo era Internet, las aulas del Instituto, el Centro de Cultura del pueblo y la Universidad, que nos asesoraba y ayudaba en esta aventura. La acción transcendental transcurría, sin embargo, en cada joven que aprendía a compartir, siendo tutor de un mayor, y en cada adulto que tendía puentes de experiencias vitales y se construía una realidad de generaciones entrecruzadas, de vidas compartidas… La escena se llenaba de diálogos, de comentarios acerca de los textos subidos al blog del Proyecto, de impresiones y revelaciones compartidas ‘cara a cara’ y en foros virtuales, de actividades diseñadas previamente en fichas fabricadas por los estudiantes y subidas a la ‘nube’, de debates, de entrevistas y de ‘portafolios’ con las producciones y valoraciones sobre los aprendizajes alcanzados…

Portafolio virtual

El blog del Proyecto pasó a ser un punto de encuentro virtual, siempre abierto, donde trabajar en red, disponer cada uno de un espacio personal y, tod@s, de un sitio compartido. Un lugar para que crezca la palabra, encuentre su ubicación la imagen, haya un hueco para el sonido.

Los espacios de relación presenciales, ‘cara a cara’, fueron las instalaciones del Instituto y la Casa de la Cultura del pueblo. Conseguimos que, en este caso, el sistema educativo y el proyecto estuvieran al servicio de un aprendizaje que sirviera desde el primer momento para mejorar la vida de los participantes.

Ficha de preparación y evaluación de la clase por parte de los estudiantes

Inma Muñoz e Inma Carretero nos ilustran este propósito…

►JGB (estudiante) lo tiene todo super anotado y sabe perfectamente cómo enfocar su clase con MJ (mayor). 

►FP (estudiante) y PGC (mayor) se enzarzan en discusiones filosóficas sobre la utilidad del email. 

►A (mayor) quiere escribir un email a uno de sus clientes madrileños acerca de su producción de huerta ecológica, así que SPC (estudiante) se pone a ello. 

►MD (estudiante) anda despistado y es su alumno PTS(mayor) el que le recuerda los objetivos de la clase. 

►ABG (estudiante) sabe que tiene que ser muy paciente con AA (mayor) porque apenas identifica las letras en el teclado.

►MGS (la única adulta que ya sabía manejar un poco los ordenadores) le propone a DGR (estudiante) enviar por email las fotos que tiene en su móvil.

►P (mayor) lo tiene absolutamente claro, le pide a T(estudiante) que le ayude a escribir una carta a su nieta de Barcelona. 

►LTM (estudiante) está nerviosa pero su alumno JMEB (mayor) le gasta bromas para relajarla. 

►L (estudiante) hoy está un poco triste, AGC (mayor) ha conseguido trabajo en las esparragueras y no ha podido venir, así que se sienta al lado de P (mayor) y echa una mano a T (estudiante). 

►CMG (estudiante) junto al intrépido F (mayor) se han dedicado a mandar un montón de emails a todos los de la clase, así que empieza el lío de correos entre todos. 

Risas, comentarios: ‘oye ¡que no me has contestado!’, ‘pero si todavía ando con el primer email, que no encuentro las teclas’ “.

Uno de los estudiantes escribía en su ficha de clase…

“…La clase de hoy estuvo muy bien, mi alumna venía muy contenta como siempre, con ganas de aprender y se ha esforzado mucho para lograr manejar el teclado con soltura aunque todavía le falta un poco de práctica pero mejora por momentos y me alegro de que yo le sea de ayuda en su aprendizaje.”

Otro, en uno de los debates mantenidos entre jóvenes y mayores, manifestaba:

“Yo pienso que por estar en diversificación no vamos a ser menos que los demás, porque somos iguales todos aunque estemos en ‘diver’. Yo todavía no tengo claro lo que voy a hacer cuando termine el instituto, todavía queda mucho tiempo para pensarlo, pero con el ánimo que nos dieron los adultos cada vez tengo más ganas de seguir estudiando y no hay que desaprovechar la oportunidad tan grande que tenemos ¡¡HAY QUE TENER ÁNIMO!!”

No fue fácil, pero se consiguió que tres Instituciones (Ayuntamiento, Instituto y Universidad) y una Asociación Cultural (MeSumaría) se pusieran en marcha coordinadamente, tratando de llevar a buen fin un Proyecto educativo y comunitario: Afianzar la idea de que unos jóvenes, con poca confianza en su éxito académico, descubrieran el significado de aprender con sentido, mejorando su vida diaria y la de algunos mayores de su localidad, y que, a su vez, un grupo de mayores renovaran su ilusión por aprender, poniendo a prueba este sentimiento en el acercamiento al mundo de las TIC.

Quizás unas de las tareas de mayor dificultad fue la de diseño y desarrollo del modelo de evaluación, que forzosamente tendría que ser diferente del habitual. Tuvimos la suerte de contar con las aportaciones teórico-prácticas de Andrés Ángel Sáenz del Castillo, profesor de la Facultad de Educación. En esta nueva concepción de evaluación, el trabajo de apoyo y seguimiento personal de los aprendizajes, la selección y organización de las actividades y producciones incorporadas en el ‘portafolio’ virtual y la entrevista final, fueron las referencias que permitieron una rica reflexión y el análisis sobre los logros de aprendizaje.

Visita a la Facultad de Educación de Badajoz

Un momento excepcional del Proyecto fue laexposición y defensa de sus pretensiones y actividades, por parte de jóvenes y mayores, ante los alumnos de 5º de Psicopedagogía de la Facultad de Educación de Badajoz (Universidad de Extremadura –UEX-).

Una vez alcanzado el meridiano del proyecto y realizados los primeros análisis, consideramos la posibilidad de darlo a conocer en el ámbito universitario. Queríamos compartir, con una nueva promoción de profesionales, tres aspectos fundamentales: la metodología aplicada, el espacio tecnológico y el cruce generacional.

Unos jóvenes, con poca confianza en su éxito académico, descubrieran el significado de aprender con sentido y un grupo de mayores renovaron su ilusión por aprender

Unos jóvenes, con poca confianza en su éxito académico, descubrieron el significado de aprender con sentido y un grupo de mayores renovaron su ilusión por aprender

Para los jóvenes; supuso un reto. Si argumentar durante los debates en clase les era costoso, atreverse ante jóvenes universitarios se les hizo realmente difícil pero también motivador. Ninguno de ellos se planteaba continuar los estudios en la Universidad, pero después de esta experiencia alguno nos comentó “y si vieras, que yo me veo aquí…”

Para los mayores; fue una experiencia única. Si ya les hacía ilusión ir cada semana al instituto, cuando la mayoría no había tenido la oportunidad de estudiar en el colegio, exponer en la Universidad se les antojaba un sueño. Se percibía, se palpaba el éxito y la confianza en el otro: Sólo no, pero contigo, mis males tienen remedio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s