SITUACIÓN DE LOS ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS DE HOY

Soledad e incertidumbre, características de los estudiantes de hoy 

Bargel, experto en educación universitaria, expuso en un reciente congreso  sobre jóvenes en Alemania una serie de tesis, observando en primer lugar que los jóvenes afrontan grandes “presiones y preocupaciones a pesar de la satisfacción y a la confianza”.

El experto subrayó que los estudiantes de hoy “ponen de relieve la propia individualidad”: “por esto están muy ocupados en forjarse ante todo a sí mismos”.

Todos los estudiantes, además, “dan gran importancia a que el propio curso de estudios se acerque a la práctica laboral”, pero “este aspecto práctico y, desde el punto de vista laboral, exitoso de los estudios universitarios no hace sino crear mayor ‘inseguridad’, en cuanto que deja que sean instancias externas (sobre todo la economía y las asociaciones de categoría) las que establezcan los objetivos formativos y las condiciones de asunción”.

Esto conlleva “continuos intentos de adaptación a los requeriientos profesionales, a costa de reflexiones y elaboraciones, de creatividad y autonomía, de originalidad e innovación”.

Entre los estudiantes disminuye además “la disponibilidad a formarse una opinión política”: “participan de mala gana en discusiones teóricas, se adhieren a conceptos o se dejan implicar en propuestas alternativas”; “las actitudes son menos contrapuestas o ideológicas, las facciones enemigas raramente se confrontan y las imágenes políticas enemigas ya no se alimentan”.

“Esta moderación, con todo, no es tanto una prueba de tolerancia o de pragmatismo, sino más bien indiferencia y crítica fácil”, comentó Bargel. “Los estudiantes universitarios evitan contraer vínculos o asumir posiciones claras” y por tanto “son más difíciles de organizar o de implicar en acciones comunes”.

Desafección se encuentra también respecto a los ideales y el compromiso público, aunque “aumenta la estima por los padres, los hermanos y los amigos”, otro “signo de retirada a la vida privada”.

“Aunque las desigualdades sociales y las injusticias políticas son percibidas, los estudiantes recurren a la protesta y a la resistencia sólo donde ven que se lesionan sus propios intereses. Como mucho, participan en acciones individuales en el campo social”.

“Entre los principales valores actitudinales, los estudiantes incluyen ante todo el deseo de conocer y la curiosidad, seguidos de la tolerancia y la ausencia de prejuicios, el discernimiento y el análisis crítico” prosiguió el experto, subrayando que entre los valores fundamentales “son prioritarios la amistad y la paz, seguidos de la libertad y la armonía”.

“La religión, la fe y la redención son importantes para el 17% de los estudiantes, el 7% de los cuales los valora incluso muy importantes”.

Es típica también la actitud de “no aceptar modelos predefinidos, alineandose, más bien, de modo selectivo y sin asumir vínculos a favor de valores determinados”.

En cuanto al futuro, concluyó, se tiene “miedo de fracasar a pesar de un cierto optimismo profesional”.

“Por culpa del confuso método de selección, por ejemplo para acceder a un máster o para encontrar trabajo, muchos estudiantes tienen la impresión de no poder ya proyectar o controlar el propio camino solo gracias a las propias prestaciones y decisiones. Esto ha contribuido al reforzamiento de una ‘soledad’ percibida que se traduce en desorientación, miedo al fracaso, aislamiento y comportamientos anómalos”.

Bargel (En el Congreso de Pastoral Universitaria celebrado en Munich- Alemania- y concluido el pasado 31 de Enero 2011 )

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s