PARÁBOLAS PARA ESCUCHAR Y DIALOGAR

UNA REUNIÓN ODIOSA

Hubo un día terrible en que el odio convocó a una reunión a todos los sentimientos nefastos del mundo. Y cu ando todos estaban reunidos, dijo el odio:
“Los he reunido aquí porque quiero con todas las fuerzas matar al amor”. Y trataron de matarlo el mal carácter, la ambición, los celos, la frialdad, el egoísmo, la indiferencia, la enfermedad. Ninguno logró el propósito.
Pero alguien dijo: “Yo mataré el amor”. Y lo logró: fue la rutina

CONSTRUYENDO UNA CATEDRAL

Un hombre golpeaba fuertemente una roca, con rostro duro, sudando. Alguien le preguntó:

– ¿Cuá l es su trabajo? Y contestó con pesadumbre:
– ¿No lo ve? Picar piedra.

Un segundo hombre golpeaba fuertemente otra roca, con rostro duro, sudando. Alguien le preguntó:

– ¿Cuál es su trabajo? Y contestó con pesadumbre:
– ¿No lo ve? Tallar un peldaño.

Un tercer hombre golpeaba fuertemente una roca, transpirado, con rostro alegre, distendido. Alguien le preguntó:

– ¿Cuál es su trabajo?”. Y contestó ilusionado:
-Estoy construyendo una catedral.

APRENDER DE LAS AGUILAS

Entre las aves, el águila es la que vive mas tiempo, cerca de 70 años.

Pero para alcanzar esta edad, ella debe tomar una difícil decisión; nacer de nuevo.
A los 40 años sus uñas se encogen y se ablandan, dificultándole agarrar las presas de las cuales se alimenta. El pico alargado y puntiagudo, se encorva. Las alas envejecidas y pesadas, se le doblan sobre el pecho, impidiéndole emprender vuelos ágiles y veloces.

Le quedan al águila dos alternativas:
Morir o pasar por una dura prueba a lo largo de 150 días. esta prueba consiste en volar a la cumbre de una montaña y buscar abrigo en un nicho cavado en la peña. Allí golpea el pico viejo contra la peña hasta quebrarlo. Y espera hasta que le crezca el nuevo y pueda con el arrancarse las uñas. Cuando despuntan las uñas nuevas, el águila extirpa las plumas viejas y después de cinco meses, crecidas las plumas nuevas, arranca a volar de nuevo, decidida a vivir otros 30 años.

A lo largo de la existencia, la posibilidad de sobrevivir depende muchas veces de imitar el ejemplo del águila. El que se entrega, abatido, al peso del sufrimiento y de las dificultades, tiende a abreviar sus dias.

A veces hay que sufrir un poco, resignar algunas cosas pero pelear y dejar todo… porque si se quiere se puede..

LAS MULETAS. Poemas de Bertold Bretch

Durante siete años no pude dar un paso.
Cuando fui al gran médico
me preguntó: -¿Por qué ll evas muletas?
Yo le dije: -Porque estoy paralítico.

-No es extraño, me dijo. Prueba a caminar.
Son esos trastos
los que te impiden andar.
¡Anda, atrévete, arrástrate a cuatro patas!

Riendo como un monstruo
me quitó mis hermosas muletas,
las rompió en mis espaldas…
Y, sin dejar de reír, las arrojó al fuego.

Ahora estoy curado. Ando.
Me curó una carcajada.
Tan sólo a veces, cuando veo palos,
camino algo peor por unas horas.

Bertolt Brecht

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s