¿Qué ocurre en los móviles de los adolescentes?

Uno de cada tres niños entre 12 y 14 años practica ‘sexting’ y recibe contenido sexual en su móvil.
ATLAS / EL MUNDO
Los adolescentes utilizan sus smartphones una media de cinco horas diarias.
Nueve de cada 10 adolescentes de 14 años ya tiene móvil.

El uso del smartphone es una realidad cotidiana en nuestra sociedad. Y no sólo entre adultos, sino también entre los más jóvenes. La magnitud es de tal dimensión que la práctica totalidad de los adolescentes de 14 años ya dispone de móvil. En concreto, el 90% de ellos, según datos ofrecidos por la Asociación Proyecto Hombre.

La precocidad que muestran chicos y chicas de edades tempranas para utilizar estos dispositivos, tiene otra evidencia preocupante: Uno de cada tres niños entre los 12 y 14 años reconoce que practica sexting, el intercambio de fotos y vídeos con contenido sexual en su móvil.

Y no sólo eso. Uno de cada cinco niños que estudia cuarto de primaria, es decir, con una edad entre nueve y diez años, ya tiene su primer dispositivo. Su uso excede al simple hecho de hacer y recibir llamadas. Casi un 85% reconoce tener acceso a internet, y utilizarlo fundamentalmente para comunicarse con sus amigos a través de la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp, para consultar fotos de Instagram y ver vídeos en Youtube.

Un hábito que se transforma en una costumbre para los adolescentes, ya que pasan una media de cinco horas diarias al frente de estas pequeñas pantallas, según datos ofrecidos este jueves durante la presentación de las XIX jornadas organizadas por Proyecto Hombre, esta vez enfocadas a la tecnología y al mundo digital.

Elena Presencio, directora general de Proyecto Hombre, explica que la actividad de la Asociación se ha centrado durante los últimos años en los jóvenes, fundamentalmente vinculados con el uso abusivo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). No en balde, confiesa que el aumento de casos que han atendido por estas razones ha pasado de un 0,42% en 2013 a 2,8% en 2016. “Es un aumento leve, pero sí refleja un incremento progresivo entre la población juvenil”, explica Presencio, que ha pedido “que no se trate a los jóvenes como adictos”.

Luis Bononato, presidente de la Asociación, corrobora esa tendencia al alza. “El hecho de que a edades tempranas ya tengan un dispositivo con posibilidad de conectarse a internet, supone un riesgo para favorecer situaciones como el sexting, el ciberacoso o el acceso a contenidos inapropiados”, subraya.

Uso compulsivo de internet

Francisco Babín, delegado del Plan Nacional sobre Drogas, confiesa que casi el 20% de los adolescentes entre 14 y 18 años admite hacer un uso excesivo de la red. Eso se desprende de la escala sobre el uso específica para medir el uso adecuado o inadecuado de internet, integrado dentro de la Encuesta sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias (ESTUDES) de 2014-2015.

El cuestionario estaba formado por 14 ítems con preguntas como: “¿Te ha resultado difícil dejar de usar Internet cuando estabas conectado?”, “¿tus padres o amigos te dicen que deberías pasar menos tiempo en Internet?” o “¿piensas que deberías usar menos Internet?”.

“Sobre una puntuación máxima de 56 puntos, el 81,4% de las más de 37.000 encuestas estaba en la parte inferior a la mitad, es decir, no consideraban que hicieran un uso compulsivo de internet”, ha explicado Babín.

Este cifra coincide con los datos aportados por Proyecto Hombre de Valladolid. Durante el pasado curso realizaron 49 talleres donde participaron 1.156 alumnos y alumnas entre 1º y 2º de la ESO de la capital vallisoletana. El estudio arroja que uno de cada cinco estudiantes reconoce hacer un uso abusivo del móvil. Junto a ello llama la atención la escasa percepción de riesgo. El 75% no eran conscientes de los peligros que puede entrañar el uso de internet.

Aislamiento

El problema no es tanto las horas que pasan delante de los smartphones, sino “las cosas que dejan de hacer” los adolescentes, explica Bononato. Durante 2013, Proyecto Joven, el programa juvenil vinculado a Proyecto Hombre, atendió a 3 adolescentes con problemas vinculados a los abusos de TIC. El pasado año, los casos habían ascendido a 51, para cifrar en 128 personas que solicitaron ayuda a la Asociación durante estos cuatro años.

El perfil de los adolescentes atendidos corresponde a estudiantes de 16 o 17 años, generalmente hombres, con problemas de comportamiento, donde destacan rasgos indicativos como el aislamiento social del menor, abandono escolar, desorden de horarios y un comportamiento agresivo.

 

Desconocimiento de los padres

El 80% de las familias reconoce que no hace un seguimiento continuado del uso que sus hijos e hijas hacen de las TIC. La misma cifra de progenitores, ocho de cada diez, afirma que no tiene el mismo nivel que su hijo en el manejo de las aplicaciones móviles y redes sociales, según afirman desde Proyecto Hombre.

Sin embargo, la práctica totalidad de los padres y madres muestran interés por conocer los programas de control parental y desean formarse en el tema de las TIC desde que sus hijos están en la etapa infantil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s