Jugarse la vida por ir a clase

Las imágenes podrían recordar a las de un entrenamiento militar, solo que la ‘guerra’ que libran quienes aparecen en pantalla -la edad los delata- es por ir a la escuela. Los niños de la aldea indonesia de Sanghiang Tanjung, en el distrito de Lebak, se juegan la vida a diario para acudir a clase.
El pasado lunes, los tres puentes que conectaban el pueblo con la villa vecina quedaron destrozados por las lluvias. Desde entonces los pequeños cruzan como pueden uno de ellos, de más de 160 metros de largo, para continuar con su formación.
Aseguran que prefieren atravesar de forma temeraria una infraestructura tan poco fiable a decantarse por la otra opción: caminar cinco kilómetros. No obstante, en el grupo de escolares hay niños muy pequeños que no pueden ocultar su miedo.
Sus caras lo dicen todo. Un resbalón puede ser fatal, pero anteponen su deber a su propia supervivencia. Para ellos, sentarse al pupitre, es un juego de niños.
El alcalde de la localidad dice velar por la integridad de los chavales y espera que la difusión de este vídeo-denuncia obliguen al Gobierno indonesio a tomar medidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s