¿SON MÁS LIBRES Y RESPONSABLES LOS JÓVENES?

Cuando intentamos un perfil general de los jóvenes de nuestra sociedad, éste siempre sale necesariamente deformado teniendo en cuenta las numerosas peculiaridades de los distintos grupos sociales y las infinitas variables que condicionan las individualidades. Sin embargo si que podemos entresacar las líneas de fuerza que constituyen los valores dominantes en los ambientes en los que se mueven habitualmente nuestros jóvenes. En mayor o menor grado todos estamos impregnados necesariamente de ellos al ser algo así como “aire” o la “atmósfera” en la que respiramos y vivimos.

Sin ánimo de ser exhaustivos, pero siguiendo una vez más muy de cerca los estudios sociológicos y educativos más importantes que se vienen haciendo en nuestro país, esta es la lista de “valores” que nos ha salido. Con ella nos ha surgido una pregunta ineludible para cualquier educador: ¿Son más libres, y por lo tanto más responsables, nuestros jóvenes hoy?. Porque de eso trata la educación…¿o no?.

1. Valor del corto plazo: impera en la toma de decisiones pero también en el disfrutar de la vida. Para nuestros padres (ahora abuelos) el futuro tenía mucha relevancia, se ahorraba para poder tener un piso, para poder pagar los medicamentos en la vejez…). Actualmente, al poner el presente en el primer lugar perdemos el horizonte y se pierden las nociones de compromiso y responsabilidad.

2. Individualismo egocéntrico: “mi yo lo primero” lo que lleva a poner mi libertad (sobre todo mi libertad para consumir) por encima de todo. Detrás de “cientos” de “amigos” y “contactos” en las listas de las redes sociales, toneladas de soledad y miedo. Detrás de la posesión de herramientas personales de transformación social, impotencia frente a las condiciones que impone la falta de trabajo, vivienda e independencia.

3. Consumismo: parece que una sociedad es más libre cuantas más posibilidades de consumo tiene. Parece que a más consumo más bienestar y por lo tanto más felicidad… y esto nos lleva a buscar nuevas experiencias: ocio, diversión, drogas… Adicciones. ¿Más libres?.

4. Ética de derechos y no de deberes: exigencia de los derechos en primer lugar pero no se está dispuesto a asumir la responsabilidad de nuestras obligaciones. Sí deseos, exigencias y derechos. No deberes, responsabilidades ni proyectos. Los jóvenes viven de los valores que los adultos tenemos ahora

5. Individualismo dentro de las familias, sin asumir las responsabilidades cada miembro del grupo.Los jóvenes disfrutan de las ventajas de las familias (económicamente, a nivel afectivo, ayuda para encontrar trabajo) pero no asumen la responsabilidad dentro de la misma.

6. La exterioridad: falta de capacidad de reflexión. Impulsividad (Falta de control de impulsividad) Para ser dueño de la propia vida es necesaria la reflexión.

7. Competitividad: la necesidad en los jóvenes de tener una autoestima fuerte lleva a los jóvenes a valorar la competitividad como algo fundamental.

8. Gregarismo: los jóvenes buscan ser aceptados por el grupo, como condición previa para ser aceptados por ellos mismos.

9. Falsa convicción de que los jóvenes que más se divierten y son más felices son los que más sustancias tóxicas consumen. Una gran dosis de hedonismo. El gusto inmediato como criterio para tomar las decisiones.

10. Falta de empatía y compasión: padecer con otros el sufrimiento y la alegría. Hemos roto los vínculos que nos llevan a padecer con los otros. El sentido de compasión nos lleva al valor de la justicia.

Por equipo educativo de Educación para la Solidaridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s