Un pequeño homenaje a D. Milani

i-care

Me apetece hacer este homenaje a Milani. Se me ocurrió la idea al encontrar esta foto entre mis archivos. Es la foto de la Escuela de Barbiana. Una humilde sala sin ordenadores, ni ipads, ni prácticamente nada de nada de lo que los “sabios y entendidos” en pedagogía ven necesario tener para hacer Escuela. La preside una frase escrita en una cartulina, en inglés: I Care. “Me importa. Me importa todo. Nada me es ajeno. Ningún problema de los demás me es indiferente”. Esta es más o menos la traducción que hacía Barbiana de esta frase. Ella sólo basta para que cualquier educador no pierda el norte. La humanidad, la personalidad, la persona,…sólo nace, crece y se desarrolla en su relación con los demás y con el mundo. “Me importa” es la máxima de la persona autenticamente libre que no puede ser otra que la persona RESPONSABLE, que responde.

Os deja además con un breve párrafo que resume el espíritu de  Carta a una Maestra, uno de las epístolas pedagógicas más bellas (y por eso repugnó y repugna tanto a los burgueses y acomodados, posiblemente como yo), que ha salido de una escuela de pobres.

“No hay mayor injusticia que trata con igualdad a los que son desiguales. La escuela única igual para todos es un eslogan demagógico. Necesitan una escuela mejor los menos afortunados. “Todos los ciudadanos son iguales,….” (Pág. 38)

La escuela puede ser la causa originaria del problema. Los profesores por un lado y la escuela como institución por otro. Es evidente que se necesitan elementos para que se desarrollen todas las posibilidades. Pero si son los alumnos los que han de adaptarse a la institución y a sus medios lo mas probables es que algunos de ellos se queden fuera. “La escuela no tiene mas que un problema. Los chicos que pierde” (Pág. 50). El profesor debe establecer una conexión con sus alumnos, debe conocer y comprender la realidad de la escuela, vivenciar el mundo del alumno y su familia, su ambiente y sus necesidades. Debe acomodar los contenidos a los alumnos a los que van destinados, teniendo en cuenta la existencia de desigualdades. No se puede exigir mas de lo que se puede obtener. No se deben perder los alumnos por el camino. “… los únicos incapaces para la escuela sois vosotros que los perdéis y no volvéis a buscarlos” (Pág. 51).

No a los exámenes. Exámenes que solo sirven para generar repetidores y repetidores camino del fracaso. Si son necesarios se deben realizar pero al menos que sean leales, que la escuela sirva para la vida en todas sus facetas.

Son necesarias tres reformas para que la igualdad no sea solo un sueño:

– No hacer repetidores.

– A los que parecen tontos darles clase a tiempo pleno

– A los vagos basta con darles una motivación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s