Las denuncias por violencia de hijos contra padres en España se duplican desde 2007

En 2014 se han producido 6000 denuncias en España por violencia filio-parental. 

Según informes de la Fiscalía General del Estado, se estima que el 9% de los padres ha sufrido alguna agresión física de sus hijos.

La mayoría de las víctimas de violencia filioparental son las madres.

“Mi hijo está enganchado al Whatsapp. Si hace algo mal y he de castigarle, lo peor que puedo hacer es quitarle el teléfono móvil. Se vuelve violento cuando lo hago”, asegura Juan, padre de Manuel de doce años. “Sólo tiene doce años y no levanta tres palmos del suelo, pero nos tiene absolutamente aterrorizados”, dicen por su parte Sergio y Blanca, padres de Lucía. “No sólo no voy a recoger la mesa sino que me voy ha quedar a mirarte cómo la recoges tú, que es tu obligación y para eso me has parido”, amenaza David de 11 años. Tiene siete años y ya es un maltratador, la víctima su madre, recogió la prensa en abril de 2005.

Explosiones de violencia en el ámbito de familiar de hijos contra padres con detonantes tan nimios como una disputa entre hermanos por el control del mando del televisor. Broncas que suelen acaban con el mobiliario de la casa destrozado, unos padres abatidos y unos jóvenes presos de la ira. Hijos que cambian la cerradura de la casa a espaldas de sus padres, amenazas de muerte o de suicidio… y pocas denuncias. La violencia filio-parental ya ha alcanzado en España el grado de problema social.

Sin ir más lejos, este mismo martes la Policía Local ha detenido a un menor en Murcia por agredir a su madre tras recibir desde La Rioja el aviso de otro de los hijos de la agredida alertando de una posible situación de violencia doméstica. El testimonio de la víctima es aterrador: “Tras despertar a su hijo para iniciar la mañana como de costumbre, adoptó actitud muy violenta hacia mí, me empujó con fuerza , echándome de la habitación, rompiendo la puerta y una ventana”. La víctima reconocío que esto ya había sucedido más veces.

El tema salta de nuevo a los medios con motivo del  I Congreso Nacional de la Sociedad Española para el Estudio de la Violencia Filio-Parental (SEVIFIP) donde más de 300 expertos llegados de varios países abordan un problema cuya magnitud crece. En 2014 ha habido 6.000 denuncias por violencia de hijos contra padres. En los últimos siete años se han duplicado las denuncias de padres contra hijos. “Y hay que tener en cuenta la enorme cantidad de padres que no denuncian”, apunta Javier Urra a declaraciones aLainformacion.com el que fuera el primer Defensor del Menor en España y presidente de SEVIFIP. Los padres maltratados tardan una media de 18 meses en denunciar.

Desde 2007, más de 17.000 menores de más de 14 años han sido procesados en España por agredir -física o psíquicamente- a sus padres durante la convivencia. Y no sólo en España, en países como Francia oEEUU ya se ha convertido en un problema preocupante.

“España va por delante en este tema en Europa, porque hemos sido capaces de ponerlo sobre la mesa y no convertirlo en un tabú, asegura- en la medida en que “se trata de un problema social muy serio que desborda a las familias”. De acuerdo con informes de la Fiscalía General del Estado se calcula que el 9% de los progenitores sufre violencia física y un 40% verbal y emocional. Javier Urra, autor de “El pequeño dictador crece, padres e hijos en conflicto” afirma que los 200.000 ejemplares vendidos de su libro demuestran que el problema está ahí.

Resolver qué se razones se ocultan detras de esta lacra social es uno de los objetivos del congreso, aunque Urra ofrece algunas explicaciones como la pérdida de autoridad de padres (y profesores), el respeto a las normas, el miedo a denunciar o la presión que ejercen sobre los chavales las nuevas tecnologías como las redes sociales. “A ver quién le dice a su hijo que no sale hoy cuando todos sus amigos le están presionando con el Whatsapp”, expone el experto.

En este sentido, cuestiones como el consumo de drogas o alcohol”agravan el problema, pero no son el problema”, apunta Urra. Un 70% de los hijos que agreden a sus padres, sobre todo a las madres, son varones. A la edad de 16-17 años se dispara su agresividad pero un pequeño dictador se puede detectar a los 3-4 años afirma Urra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s