Del individualismo al narcisismo. Por Julia Valera

Lo que aparece a continuación de esta entrada es un extracto de un artículo largo sobre educación (sociología educativa). A mi me parece tan actual como cuando se publicó. Tiene, en mi opinión, la virtualidad de volver a ofrecernos una perspectiva para enfocar el tema educativo no por conocida menos importante: la perspectiva política. Eso no quita importancia a las diferentes áreas en las que una pedagogía política tiene que profundizar. Entre ellas, la psicológía (con los importantes avances que observamos que existen en el área de la neuroeducación) o las “tecnologías de la información”. Pero si llama la atención sobre la importancia de darle unidad a los diferentes campos que hoy se nos ofrecen para reflexionar sobre la educación en el contexto del mundo actual Os ofrezco, con mi gratitud a la colaboración de Carlos Hevia que me lo ha localizado, el artículo completo. Merece la pena dedicarle un tiempo.

“Es como si las instituciones escolares que funcionan con pedagogías psicológicas se alejasen en las primeras etapas de formación de la función explícita de la transmisión de saberes, como si la pasión por el conocimiento y la comprensión de los mundos de la naturaleza y de la cultura se viesen relegados o casi excluidos en aras de un proceso de formación de personalidades apenas encubierto mediante referencias a lo lúdico-tecnológico, a procesos de simulación de problemas, a juegos en «la realidad virtual» que hacen de muchas de estas escuelas verdaderos parques de alucinado entretenimiento.

 

El homo clausus es correlativo de una sociedad en la que han desaparecido las pasiones políticas, se han psicologizado y burocratizado las decisiones, prima el nivel de vida sobre la calidad de vida, en fin, donde no sólo los niños sino también los adultos se han convertido en seres «egocéntricos».

La escuela no es ajena a estos desajustes en los que se fragua la insolidaridad, la soledad y la dependencia e infantilización de los hombres.”
Julia Valera, Revista de Educación, 298 (1992), pp. 7-30

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s