Algunas ideas sobre la Investigación- Acción en Educación

La única condición imprescindible para llevar a cabo una investigación-acción es la de sentir la necesidad de introducir cambios en las prácticas educativas (Elliott, 1993: 71), e indica que sus características son las siguientes (Elliott, op. cit: 22):

¿Qué es la Investigación- Acción?


Es un proceso iniciado por los profesores en ejercicio para responder a la situación práctica concreta a la que se enfrentan.

Las prácticas curriculares tradicionales se han desestabilizado o se han convertido en problemáticas en la situación práctica a causa del desarrollo de resistencias en los estudiantes o de su “negativa a aprender”.

Las innovaciones propuestas suscitan controversias en el grupo de profesores […]. Las cuestiones se aclaran y resuelven en un diálogo colegiado y abierto que se caracteriza por el respeto mutuo y la tolerancia [En el caso concreto de esta investigación-acción, al realizarse individualmente, las cuestiones eran aclaradas directamente con el alumnado]  Las propuestas de cambio se tratan como hipótesis provisionales que deben comprobarse en la práctica […].

Aunque no de un modo completamente prefijado y admitiendo que el esquema no tiene por qué seguirse de un modo lineal, Elliott (op. cit.: 89-103) propone los siguientes pasos para llevar a cabo una Investigación-Acción:

  • Identificación y aclaración de una idea general.
  • Reconocimiento y revisión.
  • Describir los hechos de la situación.
  • Explicar los hechos de la situación.
  • Estructuración del plan general: idea general, factores a mejorar y acciones, negociaciones realizadas, recursos, ética de acceso y tratamiento de la información.

Desarrollo de las distintas etapas de acción:

  • Utilizando técnicas de supervisión.
  • Manejando la acción buscada y también la imprevista.
  • Comprobando lo que realmente ocurre desde distintos puntos de vista.
  • Revisión (o evaluación del proceso, se podría llamar). Se pueden utilizar algunas de las siguientes técnicas:
      • Diarios (del profesor o profesora y del alumnado).
      • Perfiles.
      • Análisis de documentos.
      • Datos fotográficos.
      • Grabaciones en cinta magnetofónica y en vídeo y transcripciones.
      • Utilización de observadores externos.
      • Entrevistas.
      • Comentarios sobre la marcha.
      • Estudios de seguimiento.
      • Listas de comprobación, cuestionarios, inventarios.
      • Triangulación.
      • Informes analíticos.

Al finalizar el proceso de revisión, lo que ocurre no es que finalice el proceso de investigación, sino que se proponen nuevas hipótesis para seguir trabajando a partir de la evaluación realizada del propio programa, de la propia acción en el aula. Se trata de ir mejorando los procesos y encontrando nuevos focos de atención a partir de lo planteado inicialmente. Kemmis y Mctaggart (1988: 16) resumen más fácilmente el proceso al indicar que consiste en elaborar un plan, llevar a cabo después una acción y la observación de la misma, y reflexionar por último sobre lo realizado, dando lugar a un nuevo plan. La investigación acción es considerada por estos autores, igual que en el caso de Elliott, un proceso cíclico de planificación-acción-observación-reflexión (Kemmis y Mctaggart, op. cit.: 62).

Kemmis y Mctaggart (op. cit.: 9) están en la misma línea de Elliott cuando afirman que la investigación-acción sirve principalmente para la mejora de la acción y la comprensión de la misma.

Para que se comprenda aún mejor en qué consiste la investigación-acción es importante conocer también en qué NO consiste (Kemmis y Mctaggart, 1988: 29-30):

  • No es aquello que hacen habitualmente los enseñantes cuando reflexionan acerca de su trabajo. La investigación-acción es más sistemática y colaboradora. […]
  • No es simplemente la resolución de problemas. […] La investigación-acción busca mejorar y comprender el mundo.
  • No es una investigación acerca de otras personas. […] Es una investigación que considera a las personas agentes autónomos y responsables, participantes activos en la elaboración de sus propias historias y condiciones de vida, capaces de ser más eficaces en esa elaboración si conocen aquello que hacen y capaces de colaborar en la construcción de su historia y sus condiciones de vida colectivas. […]
  • No es el “método científico” aplicado a la enseñanza. […] La investigación-acción no se limita a someter a prueba determinadas hipótesis o a utilizar datos para llegar a conclusiones. Adopta una visión de la ciencia social distinta de aquella que se basa en las ciencias naturales […]; la investigación-acción concierne también al “sujeto” mismo.

En el ámbito hispano, la investigación-acción coincide plenamente con lo que Contreras llama “investigación en el aula”, que, en resumen, posee las siguientes características (Contreras, 1996):

  • Parte de la propia lógica del aula y es en su beneficio.
  • Produce un tipo de conocimiento para la autonomía, apoyo y ayuda mutuas, favoreciendo el autoconocimiento.
  • No hay relaciones jerárquicas, sino de apoyo, al no haber división entre investigadores e investigados.
  • Proporciona visiones de conjunto (holísticas) y situacionales.
  • El conocimiento es pensado y reinterpretado por los propios pensamientos y los del grupo.

Leer más… Utopía y Educación: La Investigación-Acción http://www.utopiayeducacion.com/2006/06/la-investigacin-accin.html#ixzz1e9ODPlII

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s