¿CÓMO APRENDEMOS? EL APRENDIZAJE PROFUNDO

Cerramos el BLOQUE 2 del glosario sobre el libro de ¿Cómo aprendemos? de Héctor Ruiz Martín tratando de dejar constancia de la diferencia que hay entre un aprendizaje superficial y un aprendizaje profundo. Con frecuencia, en las circunstancias en las que trabajamos, estamos mucho más preocupados de “avanzar el temario” que de que realmente se “aprenda”. Eso no quiere decir que no nos preocupemos de que se aprenda pero puede que el aprendizaje que tiene lugar sea muy SUPERFICIAL. De hecho, los docentes solemos ser una fábrica de lamentos y no dejamos de proclamar cómo es posible que “temas” y aprendizajes que se supone que los alumnos debieran haber adquirido, “porque los hemos dado muchas veces”, no estén asentados como tales aprendizajes. Puede que este capítulo nos aclare algo al respecto. Y puede incluso que nos motive revisar las “prisas” por pasar de un tema a otro y a sopesar la congruencia de los “programas” con los que trabajamos.

2.5. LA TRANSFERENCIA DEL APRENDIZAJE

TRANFERENCIA: Cuando los conocimientos y habilidades adquiridos pueden emplearse en situaciones y contextos distintos de los que han servido para aprenderlos. La transferencia de los aprendizajes no ocurre de manera espontánea. Todo lo contrario, supone también implementar ciertas estrategias. Los estudios reflejan el hecho de que nuestro cerebro tiene una marcada tendencia a aprender de lo concreto y asociar los aprendizajes a los contextos específicos en los que se aprendieron. Los conocimientos se harán más transferibles cuanto a más contextos los vinculamos durante el aprendizaje. Es necesario ofrecer, por lo tanto, tiempo y oportunidades si queremos que los conocimientos se transfieran.

  • Transferencia cercana: La que se da entre actividades o contextos que son idénticos o muy parecidos entre sí.
  • Transferencia lejana: La que tiene lugar entre contextos y situaciones aparentemente distintos.

DOCTRINA DE LA DISCIPLINA FORMAL: Según dicha teoría, algunas asignaturas o habilidades requeridas por determinadas disciplinas (el griego, el latín, el ajedrez, p.e) permitían “disciplinar la mente” y, por lo tanto, facilitar el aprendizaje de otras, mediante “transferencia” espontánea. Las evidencias que ahora se tienen niegan este supuesto aunque siguen vigentes algunas reminiscencias de esta doctrina.

APRENDIZAJE SUPERFICIAL: El aprendizaje será más superficial en la medida en que esté conectado a menos “esquemas” o redes de conexiones y, por lo tanto, sea menos capaz de transferirse a nuevos contextos o situaciones.

APRENDIZAJE PROFUNDO (SIGNIFICATIVO O COMPRENSIVO): El aprendizaje es más profundo (comprensivo o/y significativo) en la medida en que esté conectado a más “esquemas” o redes de conexiones y sea más capaz de transferirse a nuevas situaciones y contextos. Eso conlleva un mayor grado de abstracción. Una de las evidencias más importante de la capacidad de transferir es la facilidad con la que aprendemos algo nuevo.

2.6. LA MEMORIA DE TRABAJO

MEMORIA DE TRABAJO O MEMORIA OPERATIVA: (Véase apartado 2.1)

ATENCIÓN: Proceso que nos permite seleccionar la información que entra y se mantiene en la memoria de trabajo. Es un proceso dinámico que va cambiando su foco continuamente. La permanencia del foco de atención en una actividad o tarea depende fundamentalmente de la motivación y de la maduración de las funciones ejecutivas del cerebro. En último término del cansancio. La “atención” en sí misma no puede evaluarse en términos de “duración”.

  • Trastorno de déficit de atención: implica imposibilidad de centrar el foco de atención en una tarea específica, no controlando las distracciones que desvían el foco de atención. Supone también un mal funcionamiento de la memoria de trabajo.

CODIFICACIÓN DUAL: Aunque la memoria de trabajo esté limitada el hecho es que cuenta con compartimentos diferentes y relativamente independientes según el tipo de información de que se trate. Sabemos que hay un “compartimento” que procesa la información visual y otro que manipula la información auditiva. Ambos tipos de información se procesan simultáneamente sin apenas interferencias entre ellas. En conclusión, podemos utilizar las dos vías para reforzar una idea o información que queramos que se aprenda. Lo que es contraproducente es meter imagen con texto amplio e información auditiva esperando no interferir el foco de atención.

CARGA COGNITIVA: Se basa en el reconocimiento de la limitación que tiene nuestra memoria de trabajo. Para aprender es importante no superar “la carga” que le es posible llevar a nuestra memoria de trabajo, no saturarla. Distinguimos tres tipos de “carga cognitiva”

  • Tipos de carga cognitiva:
    • Intrínseca: Es la carga que se produce al mantener en la memoria de trabajo aquella información propia del objeto de aprendizaje
    • Ajena: Es la carga que se produce por una “intrusión” de información superflua con relación al objeto de aprendizaje
    • Relevante: Carga que resulta necesaria para que la información esté dotada de “sentido”, es decir, conectada a los conocimientos previos.

2.7. EL APRENDIZAJE PROFUNDO:

TALENTO: Cualidad o habilidad que posee una persona de forma innata. En algunas ocasiones, cuando son trabajados de forma intensa, con un esfuerzo deliberado, con fuertes dosis de práctica y entrenamiento, se manifiestan de forma temprana ya con el grado de experto. En ese caso solemos atribuir un talento extraordinario a determinadas personas.

EXPERTEZ: Cuando el desempeño de una cualidad o el dominio de una habilidad bien motora, bien cognitiva, adquiere un nivel cualitativamente distinto al que suele adquirir en una persona normal. Decimos que alguien adquiere el nivel de experto en algo cuando adquiere conocimientos profundos o altamente significativos que les proporcionan diversas ventajas en su área de especialidad. Los elementos que aparecen a continuación los vamos a definir en su grado de expertez

  • Percepción: Los expertos son capaces de percibir de forma rápida, abarcando un conjunto amplio de observaciones, patrones que los principiantes no pueden detectar.
  • Razonamiento: El hecho de organizar los conocimientos alrededor de grandes conceptos e ideas les permite usar su memoria de trabajo de manera más eficiente ya que no tienen que evocar razonamientos que se han automatizado
  • Resolución de problemas: El conocimiento de los expertos incluye conocimientos sobre sus condiciones de aplicabilidad a la resolución de problemas. Esto se explica por su capacidad de abstraer principios subyacentes a una situación concreta.
  • Análisis crítico: Sus conocimientos les permiten también realizar de manera eficiente un contrasta de la información que reciben.
  • Creatividad: Es la habilidad para generar soluciones que son nuevas para la persona que las desarrolla a partir de combinar conocimientos que posee de una forma distinta. A partir de la identificación de problemas, son capaces también de identificar oportunidades dónde otros no ven soluciones.

PRÁCTICA DELIBERADA:  No todas las maneras de practicar para alcanzar el dominio de una disciplina son igual de efectivas. El concepto de práctica deliberada se debe al psicólogo Ericcson y plantea que el futuro experto desglosa las habilidades que se requieren para alcanzar la maestría y se enfoca en mejorar cada una de esas habilidades, a menudo apoyándose en un maestro experto que le proporciona un feedback adecuado.

En la práctica deliberada también se incrementa progresivamente la dificultad y ésta va alcanzando niveles cada vez más desafiantes.

Descomponer, dosificar y secuenciar son las claves de la mejora del dominio de una práctica.

PUNTO CIEGO DEL EXPERTO: El experto con frecuencia utiliza “competencias” que para él ya se han hecho inconscientes porque funcionan como mecanismos automáticos. A estos “pasos” que pasan desapercibidos para un experto de les denominan “puntos ciegos”. De cara a la programación de los aprendizajes “descomponer” sin saltarse ninguno de los pasos es fundamental.

AUTOMATICIDAD: Consiste en la capacidad de evocar conocimientos o realizar procedimientos sin necesidad de hacer un esfuerzo consciente, cuando los estímulos del entorno son adecuados. Dos ejemplos muy claros de cómo se desarrollan los automatismos serían el proceso de aprender a conducir o el de la lectura. 

Autor. Manuelaraus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s