mapa del abandono educativo temprano en españa

Presentamos este trabajo de investigación sobre el abandono educativo temprana a sabiendas que tiene un marcada sesgo economicista. No obstante, los datos y conclusiones del estudio merecen la pena tenerse en cuenta, como no, de cara a plantearnos con toda seriedad este gravísimo problema que mantiene a un porcentaje altísimo de los jóvenes en un limbo existencial humano que es el caldo de cultivo de situaciones cultural y políticamente preocupantes.

El pasado 24 de marzo de 2021 se ha presentado el informe Mapa del abandono educativo temprano en España, resultado de un proyecto de investigación dirigido por Miguel Ángel Sancho y del que ha estado a cargo, como investigador principal, el economista del Ivie y de la Universidad de Valencia, Ángel Soler.

Información | Fracaso escolar, Abandono escolar, Educacion

Lola Velarde, que ha coordinado los trabajos, ha llevado la gestión de proyecto y la interlocución con Porticus Iberia, entidad filantrópica que ha promovido la elaboración del estudio, ha señalado como objetivo principal «conocer con detalle la situación sobre e abandono educativo en España, para identificar, por una parte, aquellas áreas donde resulta prioritario intervenir y, por otra, conocer experiencias positivas que inspiren potenciales iniciativas en este sentido».

La novedad de su enfoque radica en la aplicación del principio de complementariedad metodológica, es decir, una combinación del análisis cuantitativo, base del estudio, con el cualitativo, que nos acerca a la realidad personal y vital de los que abandonan o de los que retornan al sistema. Además, el trabajo añade un enfoque de desarrollo integral en la revisión de los programas e intervenciones educativas, tanto públicos como privados, y en los tres casos de estudio seleccionados.

El profesor Soler destacó en su intervención que en el fracaso escolar se encuentran las raíces del abandono educativo temprano y puso especial énfasis en destacar que el abandono educativo temprano es un rasgo claramente masculino, en la medida en que dos de cada tres de los que abandonan son hombres.

«La situación del abandono en España reviste tal gravedad que los umbrales objetivo marcados en su caso por la Unión Europea son superiores a los del resto de los países miembros»

Por su parte, el profesor Juan Ignacio Martínez Pastor señaló que aquellos que abandonan los estudios recurren más al autoempleo para insertarse en el mercado de trabajo (una fórmula en la que las credenciales educativas son menos relevantes) y tienen más cerrado el acceso al sector público, en el que las credenciales educativas son especialmente necesarias.

«El análisis cuantitativo de los datos deja a relucir cómo terminar la ESO importa: las peores tasas de empleo y de paro las presentan los que no obtienen el título de la ESO. Para reducir el AET es necesario saber por qué los que no obtienen la ESO trabajan menos y en peores condiciones que los que sí la terminan».

Para concluir su presentación expuso las consecuencias que tiene abandonar los estudios más allá de la primera juventud, sobre todo en las épocas de crisis. Durante esos periodos, la situación del empleo de los jóvenes, sea cual sea el nivel educativo, empeora de manera sobresaliente; pero, además de abandonar, estos jóvenes se distancian notablemente de los que han seguido estudiando, sobre todo en lo que respecta a las tasas de empleo de los varones y a las de paro de las mujeres.

Los profesores López-Meseguer y Valdés, principales autores del capítulo de abandono y retorno educativo desde una perspectiva cualitativa, destacaron como factores de riesgo asociados con el alumno,  la persistencia de malos hábitos (de estudio y de pautas de conducta), la percepción negativa sobre la propia capacidad para seguir el ritmo de los aprendizajes y la falta de motivación.

El profesor Valdés, investigador de la UCM, puso especial énfasis en la necesidad de articular procedimientos de información y asesoramiento con los alumnos que se plantean retornar a la formación, considerando sus circunstancias personales

Por su parte, López Meseguer, profesor de la UNIR, señaló cómo una gran parte de los entrevistados se arrepiente de haber abandonado, apuntando que no eran conocedores de las consecuencias de su decisión.

La relación alumno-profesor y los actuales itinerarios académicos están, a menudo, asociados al proceso de desvinculación del alumno con el sistema.

Miguel Ángel Sancho, presidente de EFSE, cerró la presentación con la exposición del último capítulo donde se recopilan los programas e intervenciones educativas para contrarrestar el abandono, destacando aquellos que trabajan el AET atendiendo al desarrollo integral del estudiante.

«Pese a que, entre 2005 y 2020,  se ha producido una importante reducción en la tasa de AET en España (48,4%), el índice promedio, en 2020,  del 16%, es todavía alto en comparación con otros países con nuestro mismo nivel de desarrollo».

La formación de los padres influye decisivamente en el abandono de los hijos y las familias más vulnerables padecen el abandono con mayor intensidad. Además, destacó la necesidad de una mayor coordinación de las administraciones públicas ante problemas complejos, como es el caso del abandono escolar.

Extracto de la introducción del informe

Este informe utiliza como referencia para estudiar el abandono educativo temprano (AET), o abandono prematuro de la educación y de la formación, la variable de uso habitual por los organismos internacionales: la tasa de abandono educativo temprano. Dicha tasa se define como el porcentaje de la población de 18 a 24 años que tiene como máximo el título de Enseñanza Secundaria Obligatoria (la actual ESO en España) y no está cursando ningún tipo de formación. La fuente de información utilizada para obtener esta tasa es la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), a partir de cuyas encuestas individuales se ha podido conocer el estado de abandono, así como las características personales y de relación con el mercado de trabajo.

Esta fuente de información es la que emplean también los organismos nacionales e internacionales para elaborar las estadísticas sobre esta materia. Este trabajo pone de relieve las importantes implicaciones que posee el abandono prematuro de la educación y de la formación en el desarrollo personal y económico, y en la inclusión social y laboral; ello justifica, por tanto, la atención prestada a esta problemática tanto por los gobiernos nacionales como a nivel europeo.


El abandono prematuro de la educación y la formación se ha identificado —junto con el rendimiento educativo de los estudiantes al acabar la enseñanza obligatoria— como uno de los problemas más graves del sistema educativo español. El logro de una sociedad con niveles educativos cada vez mayores influye positivamente no solo en el desarrollo económico y laboral, sino también en el progreso social, en la medida en que las personas más cualificadas presentan otro tipo de beneficios: un mayor grado de desarrollo y satisfacción personal, mejor nivel de salud general, mayor esperanza de vida, mejor calidad de vida, menor criminalidad y una mayor difusión y prevalencia de los valores democráticos, así como una participación social y una contribución al bien común más amplias.


La educación, en definitiva, debe considerarse una inversión a medio y largo plazo, ya que el rendimiento monetario es también mayor a medida que transcurre el tiempo. Asimismo, en un sistema impositivo progresivo como el español, las personas más formadas y con un nivel de ingresos más alto contribuyen proporcionalmente en mayor medida a las arcas públicas, apoyando el incremento de los ingresos de las administraciones públicas y, en consecuencia, de las posibilidades de gasto e inversión del sector público.

El abandono educativo temprano registrado en España que, en ese año, mostraba una cifra que más que duplicaba el ya de por sí elevado valor de Europa,


En el ámbito europeo, ya la Estrategia 2020 concedía a la educación y la formación una posición capital al incluirlas entre los indicadores de cabecera que debían cumplirse y sobre los que se debía actuar para alcanzar uno de los principales objetivos. De ahí que, en 2010, durante la redacción de los objetivos perseguidos en la Estrategia 2020, la Unión Europea prestara especial atención al abandono educativo temprano registrado en España que, en ese año, mostraba una cifra que más que duplicaba el ya de por sí elevado valor de Europa, y sobre el que se pretendía actuar. Entre las recomendaciones específicas a España se ponía el acento en la necesidad de reducir esta variable para evitar seguir ampliando los colectivos más vulnerables y con más dificultades de inserción. La preocupación de la UE respondía al hecho de que uno de los frenos más relevantes al avance del capital humano viene provocado por el fenómeno del abandono prematuro de la educación y la formación sin haber completado la educación obligatoria, o no haber completado la educación secundaria superior.

MAPA ESCOLAR DEL ABANDONO EDUCATIVO EN ESPAÑA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s